DESMITIFICANDO

¡La sangre menstrual no es “sucia”, es el elixir femenino que da origen a la vida,
¡Contiene células madre y muchos nutrientes que son excelentes para las plantas!

¡La sangre menstrual no huele mal! Tiene un olor leve a hierro (un metal muy abundante en la sangre). El mal olor que conocemos se produce por los compuestos que contienen los dispositivos desechables. A menos que se quede un día entero a la intemperie, naturalmente comienza a descomponerse.

¿Pierdo mi virginidad usando la copa menstrual?

Para poder responder esta pregunta es necesario primero cuestionarnos sobre el concepto de “virginidad”. A continuación te compartimos algo de información y nuestra perspectiva al respecto, invitándote a reflexionar sobre ello, indagar más si lo sientes necesario y crear tu propio criterio para responderte.

De entrada pensemos que “Virginidad” se deriva del concepto de “virgen” el cual está relacionada con una visión religiosa (y patriarcal) en la cual la mujer (espiritualmente “iluminada y elevada”, traducido socialmente como “santa y buena”), no realiza ningún tipo de práctica sexual, desvinculando la sexualidad de la sacralidad.

Socialmente la pérdida de la virginidad se relaciona con la primera penetración vaginal, sin embargo esto resulta relativo porque dependiendo de la persona, podría ser por medio de la masturbación o bien de una relación sexual, sin embargo, esta última a veces se limita a las relaciones heterosexuales (específicamente penetración de la vagina por un pene).

Médicamente se suele explicar como la ruptura del himen, un tejido fino y carnoso que está en la entrada de la vagina, el cual realmente puede romperse por diversos motivos como actividad física intensa o por impacto, sin que haya una penetración.
Espiritualmente puede entenderse como una iniciación a la sexualidad sagrada (igualmente podría ser a través de la masturbación o de una relación sexual), en este sentido, podemos abordar incluso el concepto de la “virginidad psicológica” que significa que la mujer puede elegir la experiencia íntima que las hizo conectar con su sacralidad, que no siempre es la primera, como es el caso de mujeres que han sido víctimas de abuso sexual.
A todo esto, respecto a la copa menstrual, es solamente un dispositivo de higiene íntima y de salud menstrual.


Si quieres compartir tu opinión y conocer las de otr@s, te invitamos a entrar al Foro sobre el tema.